Entrevista A Roberto Crobu Sobre Camino Al Cambio

Murcia-20131211-00377El 3 de Diciembre a las 19:00 en la tienda FNAC de Murcia, Roberto Crobu presentó oficialmente su libro “Camino al Cambio”

Buenos días Roberto, por lo visto es un libro completo: tiene coaching, motivación, liderazgo, psicología positiva, incluso toca temas de managment, pero es en la esencia cuento ilustrado….  ¿Puedes comentar sobre que va?

Algunos dicen que es un libro sobre Managment o gestión de personas y de Recursos Humanos en situaciones de cambio, como la actual. Otros dicen que es un verdadero Manual  de Coaching orientado sobre todo a motivar hacia el cambio y la consecución de objetivos.  Yo en principio lo concebí como un libro sobre técnicas de auto-motivación, pero desde la idea inicial a como el libro finalmente ha tomado forma, las cosas cambiaron bastante: se añadió el cuento metafórico para hacer la lectura amena y que lo pudiera entender incluso un niño; después se añadió la parte de explicación psicológica de procesos mentales ligados a la motivación y el cambio. Después llegó la magnifica aportación de  Javier Franco Román que interpreto el cuento con más de 50 tablas ilustradas para resumir de una manera muy visual las enseñanzas, y finalmente se añadieron las preguntas de Coaching para estimular la reflexión del lector y darle un enfoque más práctico, para que quien lo lea lo pueda aplicar directamente a su experiencia. Es una forma de hacer el libro personalizable y adaptado al caso del lector.

¿A qué tipo de lector va dirigido?

Es un libro para todo aquel/la que desee dirigir su energía e ilusión hacia la consecución de objetivos. El libro simplemente le detalla que es lo que pasa cuando uno dirige sus energías en ese sentido. Que le ocurre, que procesos psicológicos se activan: que puede ocurrir por el camino, y que se puede encontrar al final, si es que hay un final…

¿Si hablamos de consecución de objetivos: qué utilidad puede aportar este libro un Manager o a un Directivo?

Es un magnífico libro para que un directivo no solo lea, sino lo regale a los miembros de su equipo, sobre todo ahora que estamos en periodo de Navidad. Creo que éste es el primer libro que se escribe en España sobre Liderazgo y consecución de objetivo que está escrito como herramienta de apoyo a los directivos. Los destinatarios no son solo los managers sino sus empleados y subordinados, y los beneficiarios de aplicar sus enseñanzas son ambos colectivos. Es una herramienta de apoyo para que los empleados entiendan mejor a sus jefes y a la complejidad del dirigir equipos y divisiones de trabajo en periodos convulsos, de incertidumbre y cambio como el actual.  Porque con demasiada facilidad  se tiende a apuntar hacia arriba muchas veces como estrategia de “auto-protección” para no querer asumir uno su propia implicación en los procesos de cambio.

¿No son los jefes quienes tienen que motivar a sus empleados? ¿No es responsabilidad de un jefe la de que su equipo rinda al final?

En la visión tradicional se tiende a creer esto. Incluso muchos directivos se lo creen, pero esto sitúa a la empresa en un mecanismo perverso en el que todos esperan que sus jefes les motiven: todos esperan que sea el otro que cambie o que le de el impulso para cambiar. Pero mientras se está en esta expectativa, nadie hace nada para dar el cambio de verdad.  Este libro vuelve a situar las cosas en su sitio: la responsabilidad en mano de las personas y no de las empresas, como entidades ajenas a la voluntad de uno. No son las empresas que hacen los negocios, sino las personas que trabajan en ellas las que firman acuerdos y estrechan manos. No puede haber cambio en las empresas si antes no hay cambio en las personas.

¿Cómo motivarse entonces cuando uno trabaja por un jefe o una empresa que no le valora?

Es ante todo importante tener claro el propósito vital que cumple ese empleo para la persona y hasta qué punto el formar parte de esa empresa o equipo de trabajo cumple con los valores o creencias personales de ella misma. Si hay congruencia, entonces la persona ya estará suficientemente motivada para seguir insistiendo en lo que cree con convencimiento,  asumiendo uno la responsabilidad de todas las consecuencias que pueda generar esta postura, por  el firme convencimiento en sus valores y creencias. Pero este no es el caso más frecuente. El otro, más frecuente es el de aceptar con resignación esta situación y por otro lado quejarse de lo malo que es el jefe o la empresa. Ahí es cuando una persona se desmotiva y entristece.  Las personas tenemos una responsabilidad importante con nosotros mismos, con las familias y con las empresas que nos pagan las nóminas: las familias no tienen porque aguantar la amargura por un trabajo que no nos realiza, las empresas no tienen porque soportar el mal estar y la baja productividad como consecuencia, y nosotros no tenemos porque renunciar nuestros principios e ilusiones conformándonos con pasar más de un tercio de la jornada (la mitad del tiempo del día en que están despiertos) en algo que no nos llena, porque esto será la antesala de una gran enfermedad que nos afectará. Tenemos la responsabilidad con nosotros mismos, con las empresas y con las familias, de cambiar. Y ese cambio puede ser en dos direcciones: un cambio de valores para asumir entonces los valores de la empresa y del jefe, o un cambio de trabajo para permanecer firmes en nuestros principios y dirigirnos con determinación hacia lo que nos ilusiona.  Pero lo más dañino que podamos hacer es permanecer donde estamos, anclados en nuestra cómoda mediocridad. En definitiva hay tres alternativas: cambiar al jefe, cambiar uno mismo, o cambiar de jefe. El protagonista de este libro se decantará por una de estas tres opciones.

¿Estamos hablando de correr el riesgo de perder uno su trabajo por coherencia con sus principios? ¿Cómo se puede afrontar esto cuando además se tiene familia y personas a cargo?

Ante todo se puede. Hace unos meses intervine en un proceso con unos 100 directivos y mandos intermedios de una multinacional extranjera que está atravesando una situación de crisis y que despedirá un % de su plantilla en los próximos meses. Mi intervención iba centrada en afrontar el cambio desde la responsabilidad de perseguir uno sus propios objetivos vitales: y esto significa seguir en la empresa y dar el 100% cuando este empleo y el rol de la persona coinciden con sus objetivos vitales, o ser suficientemente valientes como para buscar esos objetivos fuera de ella. Ahora mismo según información que me han facilitado, parte de ese porcentaje ha decidido abandonar libremente la empresa y aprovechar la coyuntura como oportunidad para perseguir sus propios objetivos vitales y hacer o emprender algo que siempre quisieron, pero que por el trabajo que tenían, sentían que no podían. Se trata de preguntarse: ¿Qué aporta tu paso por esta empresa a tu existencia en este mundo? De ahí pueden surgir las energías y la motivación para seguir adelante o cambiar de trabajo, cueste lo que cueste. Trabajamos un total de casi 40 años, la mitad de nuestra vida; pasamos trabajando más de la mitad del tiempo en que estamos despiertos cada día, sin añadir el tiempo en que estamos fuera del trabajo pre-ocupándonos sobre temas relacionados con ello. Y la vida corre muy rápida y no vuelve atrás. Hacerlo con desmotivación y tristeza implica sufrir la mitad de nuestra vida o más. Esto se vuelve entonces en una vida que nadie quiere tener, aunque los automatismos del día a día, los analgésicos y pequeños ratos de ocio y entretenimiento que lo que hacen es precisamente “entretenernos” para que no nos demos cuenta.

One Response to “Entrevista A Roberto Crobu Sobre Camino Al Cambio”

  1. Sr WordPress

    Hola, esto es un comentario.
    Para borrar un comentario simplemente accede y revisa los comentarios de la entrada. Ahí tendrás la opción de editarlo o borrarlo.

    Responder

Deja un comentario

  • (will not be published)

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>